Inicio   Servicios   Noticias    Empresas   Productos   Contacto Díselo   myonu.com agregar a favoritas    IDENTIFICARSE     REGISTRO GRATIS

Noticias de empresa



GENERALES

Residuos tóxicos en el paraíso

Huelvainformacion.es []


Compártelo  
El alcalde y los vecinos de Aguafría denuncian que carecen de información sobre las mercancías peligrosas que entran en la aldea a causa de los continuos accidentes de tráfico. El último Pleno del Ayuntamiento de Almonaster la Real decidió por unanimidad durante su última sesión respaldar las reclamaciones de los vecinos de la aldea de Aguafría, que exigen más seguridad en la travesía de la Nacional 435 para evitar vertidos peligrosos en sus calles y casas. El alcalde pedáneo, Francisco González, junto a su homólogo de Almonaster, Manuel Ángel Barroso, ha trasladado las peticiones de sus paisanos a la Subdelegación del Gobierno tras soportar hace apenas un mes, otro desgraciado episodio de inseguridad después de que un camión portugués cargado con 27.000 kilos de tóxicos de acería derramara el contenido de su cuba en las calles de la localidad, ubicada en pleno corazón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Esta vez el siniestro afectó a una vivienda, que hubo que desalojar; a los dos jóvenes que socorrieron al chófer accidentado y a un anciano que paseaba por allí. Todos ellos entraron en contacto con los residuos, pero la versión oficial que ha dado la Consejería de Medio Ambiente de la Junta andaluza al alcalde pedáneo es que 'no hay problemas para la salud que se deriven de ese percance'. A pesar de las señales de tranquilidad que emite la Administración autonómica, los vecinos no acaban de fiarse de la inocuidad del vertido y aseguran que apenas les dan información cuando se producen accidentes de mercancías peligrosas. El alcalde pedáneo se ha mostrado preocupado por la reiteración de los accidentes en este peligroso tramo de la Nacional 435, que a pesar de contar con señalización semafórica y de prohibición de velocidad y bandas sonoras sigue soportando graves y continuos sucesos. González exige al Gobierno que se instale un control por radar que obligue a reducir la velocidad más si cabe, al resultar insuficientes las anteriores medidas. También asegura que hace falta una mayor diligencia en el mantenimiento de los semáforos pues 'se tiran largas temporadas sin funcionar'. La Guardia Civil también intervino en el accidente del pasado seis de octubre y ha redactado un informe no sólo sobre el siniestro y sus causas sino también del contenido del camión y de sus métodos de transporte, además de los daños causados en la aldea. La vivienda más afectada por el último vertido fue la de la familia de Almudena Cintado. Toda la unidad familiar, formada por su esposo y sus dos hijos, tuvo que ser trasladada durante varios días a otro domicilio hotelero que se habilitó de urgencia. Se libró por minutos de una tragedia que, recuerdan, pudo ser mayor, ya que en el momento del siniestro había un niño jugando en la zona y gente pasando por allí. La travesía de Aguafría soporta a diario el tránsito de cientos de camiones, decenas de ellos cargados de residuos tóxicos y peligrosos con destino al vertedero de Nerva, combustibles como gasolina o gasoil, gas, aceites usados y chatarras procedentes de la fundición que el Grupo Gallardo tiene en Jerez de los Caballeros (Badajoz). El portavoz de Ecologistas en Acción, Juan Romero, denuncia 'el poco interés que se toman las administraciones por este asunto que tiene en vilo a un pueblo noche y día'. Romero cree que 'Aguafría necesita una evaluación de los efectos ambientales de este tipo de vertidos y los daños que pueden causar a la salud de las personas, en especial la de aquellos que han tenido contacto directo con ellos'. Desde Ecologistas en Acción se exige un debate serio sobre el transporte de estas sustancias tóxicas que recorren a diario las carreteras y que se trasladan de un lugar a otro sin apenas medidas de seguridad, a granel y sin apenas llevar cobertura. Por eso, los vecinos y las organizaciones ecologistas insisten en que el transporte se realice en contenedores perfectamente preparados o en cajas herméticas para prevenir que los tóxicos entren en contacto con las personas y el medio ambiente. Según los ecologistas, en muchas ocasiones el transporte de estos residuos se produce en situaciones de precariedad laboral, una circunstancia que añade peligrosidad y riesgos en el trabajo de los camioneros. El alcalde pedáneo de Aguafría reconoce que los vecinos 'vivimos con el miedo en el cuerpo'. Cada vez que hay un accidente 'no sabemos con lo que nos vamos a encontrar, y apenas nos ofrecen información de los vertidos que afectan a nuestras calles y a nuestra gente', asegura Francisco González, que enumera un reguero de transporte de materias peligrosas que pasan cada día por la travesía. Los riesgos se han multiplicado a raíz de la apertura del vertedero de Nerva hace más de dos lustros y de las empresa del Grupo Gallardo en Jerez que usan esta conexión para llegar al Puerto de Huelva. Otro vecino que tiene muy malos recuerdos de los accidentes que se producen en la aldea es José María Martín, empleado en el bar-restaurante La Abuela. Martín denuncia también los graves peligros que corren los vecinos y aun recuerda con intranquilidad las llamadas al desalojo de la aldea que se han producido a consecuencia de vertidos de gasoleos y gas licuado.

Vota la noticia    

Recomienda la noticia
Comentarios
Identificate para escribir un comentario o registrate aqui



¡Deje que su mercado potencial conozca los valores y excelencias de sus productos y de su empresa!

MEJORE
SU POSICIONAMIENTO