Inicio   Servicios   Noticias    Empresas   Productos   Contacto Díselo   myonu.com agregar a favoritas    IDENTIFICARSE     REGISTRO GRATIS

Noticias de empresa



EMPRESAS

Tanques de acero y hormigón garantizan la seguridad de la regasificadora de El Musel

El Comercio Digital. Asturias. []


Compártelo  
Los depósitos son de contención total y en ellos no habrá oxígeno, lo que evitará posibles explosiones. La instalación no utiliza azufre y, en condiciones normales, no emite humo ni partículas a la atmósfera. La planta regasificadora que Enagás construirá en El Musel será una realidad a finales de 2011, pero el próximo mes de octubre está previsto que comiencen los trabajos para construir los dos primeros depósitos de almacenamiento de gas, con una capacidad de 150.000 metros cúbicos cada uno. Así se dará el pistoletazo de salida a una estructura que contará con las más modernas medidas de seguridad existentes. Una instalación de estas características trabaja bajos unas exigencias de seguridad nacionales e internacionales muy estrictas, por lo que se ve obligada a utilizar las últimas tecnologías. Los buques que llevarán el gas natural licuado (GNL) a El Musel lo harán en estado líquido, a 160 grados bajo cero, y a una presión ligeramente superior a la atmosférica. Hay que tener en cuenta que este producto es más ligero que el aire, por lo que en el hipotético caso de que existiera una fuga, el gas se diluiría en la atmósfera. 150.000 metros cúbicos Pero además de las condiciones naturales del gas, existen distintas medidas de seguridad que garantizan la reducción de las posibilidades de accidente. Así, los tanques de 150.000 metros cúbicos que se instalarán -los más grandes que tendrá El Musel-, son de los llamados de contención total. Albergarán el gas natural líquido y serán construidos con acero aleado al 9% de níquel, envueltos en una estructura de hormigón. Entre ambos, un aislante garantizará la temperatura del gas. Al mismo tiempo, se elimina cualquier rastro de oxígeno en el interior del tanque, con lo que se suprime la posibilidad de una explosión. Además, la estructura de hormigón es capaz de soportar grandes impactos externos. La otra parte del proyecto es la planta regasificadora en sí misma. Se trata de una instalación muy limpia, ya que en ella no se manipula manualmente el gas ni contiene azufre. Además, está especialmente diseñada para que no emita humo ni partículas a la atmósfera, es decir, las emisiones son prácticamente nulas. En estas dependencias es donde el GNL pasa de estado líquido a gaseoso. El proceso consiste en la utilización de vaporizadores que utilizan agua del mar y aumentan la temperatura del producto para convertirlo de nuevo en gas. Tras pasar por unos sistemas de regulación y medida, está el proceso de odorización, es decir, se le añaden productos como el THT (tetrahidrotiofeno) o marcaptanos (productos químicos inofensivos que contienen azufre) para que el gas huela y se convierta así en una medida de seguridad más en caso de escape, aunque más bien con vistas a los gasoductos o a las instalaciones en las que se utilizará (centrales térmicas, empresas o domicilios). Centro de control En el caso de la planta gijonesa, al igual que las otras tres de Enagás en España, todo el proceso estará bajo la supervisión del Centro Principal de Control de la gasística, que además cuenta con varias instalaciones para la atención técnica, el mantenimiento y la vigilancia de toda la red. El gas natural está considerado una de las fuentes de energía más limpias y seguras de las existentes, ya que responde a las máximas exigencias de seguridad. En todo el mundo hay más de 50 plantas de regasificación, de las que 14 están ubicadas en Europa. Existen tres normas legales que Enagás aplicará en las instalaciones de El Musel, al igual que ya ha hecho en las que tiene en Palos de la Frontera (Huelva), Escombreras (Murcia) y Barcelona. Se trata de la norma UNE-1473, de 'Instalaciones y equipos para gas natural licuado. Diseño de las instalaciones terrestres', el Real Decreto 948/2005 sobre medidas de prevención y control de riesgos, -ambas exigen la ubicación de la planta a una distancia conveniente para asegurar la seguridad de otras instalaciones o núcleos urbanos- y la Directiva de la Unión Europea para el Control del Riesgo de Accidentes Graves.

Vota la noticia    

Recomienda la noticia
Comentarios
Identificate para escribir un comentario o registrate aqui



¡Deje que su mercado potencial conozca los valores y excelencias de sus productos y de su empresa!

MEJORE
SU POSICIONAMIENTO